• EncNotaCTC

    Chuqui: el cierre de la mina y su impacto social

    El día de ayer y en la sede de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) de la ciudad de Calama; diversas organizaciones sindicales y sociales, entre ellas sindicatos de trabajadores de planta de Chuquicamata, la Red de Mujeres de El Loa y el MPL, se dieron cita en una conferencia de prensa que abordó la preocupante situación que afectará a sobre cuatro mil trabajadores de la zona. Todo a propósito del proceso de cierre de la mina Chuquicamata.

    ConfEn la oportunidad, los dirigentes que dieron la conferencia, entre los cuales se encontraba el presidente de la Confederación de Trabajadores del Cobre (CTC), Manuel Ahumada Letelier, expusieron las distintas problemáticas que presenta el proceso antes señalado. Por una parte se plantea la poca información respecto del proceso mismo de cierre, de como este se está llevando a cabo y especialmente de cómo afectaría a los trabajadores y sus puestos de trabajo. Los dirigentes señalaron que este proceso afectaría a 1.700 trabajadores propios (de planta), mientras que también a 2.800 trabajadores subcontratados en lo que queda del período 2018-2022. Todos ellos quedarían sin fuente laboral, todos ellos cesantes. La situación es gravísima toda vez que implica dejar en el absoluto desamparo a miles de trabajadores y con ellos a miles de sus familias. Como si lo anterior no bastara, además de ser evidente; ello iría en directo perjuicio -tanto económico como social- de la misma ciudad de Calama y sus habitantes.

    • En la actualidad, Calama es una ciudad que enfrenta una pobreza extrema cercana al 30%. Se estima que Calama, con la situación expuesta, con los despidos o desvinculaciones masivas, perderá el consumo de bienes y servicio equivalente a un poder adquisitivo superior a los $ 2.500 millones mensuales.

    Desde la Confederación de Trabajadores del Cobre vemos con mucha preocupación lo que está ocurriendo en el norte de nuestro país. El proceso de cierre de la mina Chuquicamata no se está llevando a cabo con la participación de todas las partes involucradas, que más que involucradas se están viendo afectadas. No es posible que un proceso de este tipo implique la cesantía de alrededor de 4.500 trabajadores, trabajadores que no son solos, que además tienen familias y que por extensión -este cierre y su proceso- afectará a la comunidad en su totalidad. Codelco, una empresa estatal, que tiene o que debe tener como principio el interés de la comunidad, está haciendo caso omiso al impacto y verdadero conflicto social que con esto estaría produciendo.

    A continuación reproducimos el comunicado público dado a conocer en la conferencia de prensa:


    COMUNICADO PÚBLICO


    EL CIERRE DE LA MINA CHUQUICAMATA Y LA CIUDAD DE CALAMA

    Como es de conocimiento generalizado, CODELCO CHILE está ejecutando el cierre de las operaciones en la Mina Chuquicamata. En un proceso de 3 a 4 años terminarán las faenas de Geología, Perforación, Tronadura, Carguío, Transporte, Movimiento de Tierra, Servicios de Apoyo, todas las labores de mantenimiento electromecánico de Perforadoras, Palas, Camiones, Cargadores, Regadores y otros equipos.

    Solo a modo de ejemplo; el año 2012 la Mina Chuquicamata operabacon más de una centenar de camiones de extracción, una docena de Palas y 16 Perforadoras. Empleando a cerca de 2.000 trabajadores de planta directamente para producir más de 450 mil tons de cobre fino.

    Este año su producción apenas se acercará a la 280 mil para descender a 142 mil el 2020 y caer a 35 mil el año 2021 terminando así el proceso de cierre de faenas.

    Asociado al cierre de la Min, no sólo se perderán más de 2.000 puestos de trabajo del personal de Planta, sino, además miles de puestos laborales de trabajadores contratistas que actualmente desarrollan faenas de proveedores y operadores de explosivos de servicios de apoyo a la operaciones de la mina, de mantenimiento, de transporte de personal, de alimentación en la faena, de aseo industrial, en fin.

    Si hay actualmente una condición común entre los trabajadores de planta y de las empresas contratistas. Es que vivimos en Calama, con nuestras familias, por el sistema de trabajo y de turnos.

    En los planes de CODELCO, no figura la creación de puestos de trabajo en la Mina Subterranéa.
Dicho Proyecto se desarrollará con trabajadores que llegaran desde las demás regiones del país.

    El sistema de trabajo que proyecta CODELCO es el 7 x 7 con turnos de 12 hrs. diarias. Hoy En el desarrollo del Proyecto de Chuqui subterránea se emplean más de 5.000 trabajadores.
La inmensa mayoría de dichos trabajadores con sus familias no residen en nuestra ciudad. Ni siquiera conocen Calama!!

    En definitiva, Calama, perderá dentro de los tres próximos años alrededor de 4.500 puestos de trabajo afectando directamente a la ciudad; al comercio, al transporte colectivo, a los servicios públicos, etc.

    Mensualmente Calama perderá el consumo de bienes y servicio de un poder adquisitivo superior a los $ 2.500 millones mensuales.

    Como Calama, ya conocimos la experiencia del traslado del Campamento de Chuquicamata a nuestra ciudad, su “política del buen vecino” y el concepto de “la Nueva Calama”

    Todos planes y políticas sin suficiente participación de los trabajadores ni de la ciudadanía.

    CODELCO como es su costumbre no ha dado información, antecedentes sobre este cambio mayor en nuestra ciudad.
No solo los trabajadores de planta no han sido considerados en los planes y políticas codelquianos. El trabajador contratista y sus familias y la ciudadanía de Calama. No existimos para CODELCO.

    Solo un movimiento sindical unido y organizado junto a una comunidad calameña dispuesta, movilizada e integrada. Puede introducir como prioridad en la Agenda, Planes y Políticas de CODELCO, nuestros más sentidos interés, como trabajadores y ciudadanos, frente al cierre de la Mina Chuquicamata.

    Instamos a Codelco, a revisar sus políticas respecto del cierre de la Mina Chuquicamata y la forma de explotar Chuqui subterráneo, particularmente su sistema de turnos, los procedimientos de reconversión para trabajadores propios y contratistas y las medidas para asegurar la continuidad laboral de los miles de trabajadores afectados con la cesantía. Demandamos del Sernageomin nos informe sobre el proceso de cierre de la Mina.

    En los sectores populares, en las poblaciones, cada vez que el empresariado del extractivismo decide golpear la matriz económica, estremece a las familias con cesantía.
Calama ya enfrenta pobreza extrema cercana al 30% afectando directamente en el acceso de la vivienda digna, salud, medio ambiente y calidad de vida.

    Cada medida tomada desde arriba empobrece a las familias y tristemente afecta a la felicidad de los niños y niñas. Con ellos, somos la zona de sacrificio más golpeada incluso en su matriz productiva extractiva.

    Por esto las organizaciones sindicales, sociales y comunidad de Calama nos ponemos en estado de alerta, rechazando la precariedad laboral, la cesantía, el nuevo estatuto laboral a los jóvenes y la desigualdad salarial en las mujeres.

    Junto con llamar a los parlamentarios de la Región, a sus Consejeros Regionales, al Alcalde y sus Concejales. Nos ponemos a disposición de las organizaciones sociales y comunitarias para enfrentar unidos este proceso.

    El éxito o el fracaso del proceso de transformación de Chuquicamata, pasa por respetar los intereses de los trabajadores, de las y los Calameños.

    CON CALAMA TODO ES POSIBLE!!!