• EncWeb111

    [Fotos] CTC estuvo en Conmemoración de la Matanza en la Escuela Santa María de Iquique.

    Este año, como ya es tradición, se realizó la conmemoración de uno de los acontecimientos que más han marcado la historia de nuestro país y en especial la nuestra, la de los trabajadores. Un acontecimiento que a 111 años sigue vigente en la memoria de la clase obrera y que esta vez, en esta conmemoración, la Confederación de Trabajadores del Cobre (CTC) se hizo presente.

    Corría el año 1907 y en la entonces Escuela Santa María de Iquique (hoy Liceo Bicentenario Santa María), luego de una dura huelga en la que los obreros del salitre exigían mejoras en sus condiciones laborales y salariales, el ejército de Chile, al mando del general Roberto Silva Renard, junto con la Marina, asesinaron de forma alevosa y a sangre fría a miles de obreros de la pampa e integrantes de sus familias. Oficialmente, según archivos de la época, la cantidad de víctimas se registró en 126 muertos y 135 heridos. Otras versiones, las de testigos e investigaciones histórico sociales, tal y como registra el monumento memorial ubicado a un costado de la Escuela, señalan que aquel 21 de diciembre de 1907 los obreros y familia asesinados ascienden a alrededor de 3.600. 

    La Confederación de Trabajadores del Cobre, una organización que recoge y reivindica las luchas obreras a lo largo de la historia de nuestro país, no estuvo ausente y su participación destacó tanto en los actos políticos y culturales que conmemoraron la matanza en la Escuela Santa María de Iquique, como en los distintos conversatorios organizados por la CTC en conjunto con los vecinos y comunidades de distintas localidades y comunas de la zona.

    El día 20 de diciembre la jornada partió con una visita al actual Liceo Bicentenario Santa María (ex Escuela Domingo Santa María). La delegación, encabezada por Manuel Ahumada Letelier, Presidente de la CTC; junto a Ana Lamas Aguirre, Secretaria General; Francisco Cabezas, Director Nacional Encargado Jurídico y; Stephanie González, Directora Nacional Encargada de Género e Inclusión, además de miembros dirigentes de Federaciones de la CTC e integrantes del Conjunto Imaginación, asistió con el motivo de conocer el actual edificio (lugar) que hace 111 años albergó a los obreros del salitre y a sus familias. Si bien el edificio no es el mismo de aquella época, pues con el tiempo ha sufrido importantes modificaciones, además de su demolición total para la construcción del actual Liceo Bicentenario, existe en él la conciencia y memoria viva que sus trabajadores y funcionarios transmiten. Cabe señalar que en dicho lugar se está construyendo un museo que recuerde y mantenga vigente, aún contra el paso del tiempo y la permanente intención del olvido, la memoria y la máxima del ‘nunca más’ ante lo ocurrido.

    La jornada continuó con un conversatorio en la sede de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) de Iquique. En la oportunidad se expusieron temas relacionados al trabajo e inmigración. Se contó con la presencia de Lorena Zamorano, representante de la AMPRO (Asamblea Abierta de Migrantes y Pro Migrantes de Tarapacá) quien expuso diversas problemáticas a las que se ven enfrentados la comunidad migrante en la zona: desconocimiento de normas y de la Ley laboral en general, el aprovechamiento que de ello hacen los empleadores, bajos salarios, la permanente amenaza de despido bajo el chantaje del reemplazo cuando de -incluso- consultar por sus derechos se trata, entre otros, fueron los temas abordados.

     

    Mancomunal Obrera

    “Con los chilenos vinimos, con los chilenos morimos”. Una frase que marca y caracteriza de forma indeleble el alma del movimiento obrero, dando cuenta de la absoluta conciencia de clase -por sobre todas las cosas- entre los trabajadores.

    Luego y ya en la tarde del mismo 20 de diciembre, se desarrolló un conversatorio en la sede de la Junta de Vecinos Barros Arana de Iquique. Allí, junto a un panel compuesto por profesores, sociólogos/as y poetas, participó Manuel Ahumada L. (pdte. de la CTC) quien dio el saludo de la Organización en este encuentro con la comunidad y vecinos. Además de hacer un llamado a la unidad y organización de los trabajadores, señaló que esta unidad debe ser transversal y no fragmentada ni parcializada. La lucha de los trabajadores, como clase, es una lucha que se encuentra presente y atraviesa todos los ámbitos: en la comunidad, el barrio, las escuelas, institutos y universidades, en la lucha medioambiental, en las causas migrantes y de género, etc. Que la lucha no es entre los unos y los otros que pertenecen a la misma clase social, que la lucha es por la justicia y dignidad de todas y todos quienes componen esta clase (la clase trabajadora) y que por cierto involucra a todos los distintos frentes en que está siendo golpeada, pero que el foco y finalidad deben ser puestos en la superación de esta condición en la que estamos, donde somos una mayoría que es explotada por una minoría.

    La instancia culminó con una pequeña e íntima presentación musical a cargo del Conjunto Imaginación. 

    Al otro día, el 21 de diciembre, se desarrolló un acto político cultural junto al monumento que conmemora la matanza en la Escuela Santa María de Iquique. El evento, organizado por la CUT de Iquique, en conjunto con la CTC y la Junta de Vecinos Barros Arana, comenzó con el discurso por parte de la presidenta de la Central en Iquique, Esmeralda Contreras, haciendo un llamado al no olvido, a la memoria y a la resistencia ante las arremetidas del sistema que, a través del actual gobierno, pretende seguir golpeando a los trabajadores emplazándolos a fortalecer su organización. Por su parte Manuel Ahumada L, presidente de la CTC, en conversación con el diario La Estrella de Iquique señaló que el vínculo que como organización tenemos con la historia nace de manera natural y que por eso se pusieron esfuerzos para generar esta instancia. El objetivo es fortalecer la memoria histórica y que actos como estos son una herramienta de construcción de futuro. De igual manera, el vínculo con la cultura y las artes nos permite ir cambiando mentalidades, ir cambiando una cultura individualista que tenemos instalada en nuestro país. Para finalizar; indicó que las cosas no han cambiado mucho desde ese entonces, pero la forma de tratar de modificarlas es a través de esto, de cosas lindas que hacemos los trabajadores, los trabajadores del arte y los trabajadores de las comunicaciones, que nos ayudan efectivamente a soñar por una sociedad mas justa.

    El evento, cabe destacar, culminó con la presentación de la ‘Cantata por los Derechos Humanos’ llamada “No Exista Olvido” del Conjunto Imaginación.

    Ya en la noche del mismo 21 de diciembre se realizó una Romería desde la Junta de Vecinos Barros Arana hasta la Explanada de la Escuela Santa María. Este evento, que fue organizado por la Corporación Escuela Santa María de Iquique 1907, en conjunto con la Junta de Vecinos Barros Arana y la Confederación de Trabajadores del Cobre, tuvo como elemento de partida una romería que fue una recreación de los acontecimientos de aquel 21 de diciembre de 1907. Incluyó indumentaria a la usanza de la época donde -además- entre los actores se encontraban personas que son descendientes de testigos directos de los hechos. La marcha de los obreros y sus familias, en esta representación, levantó consignas (entre otras) que son fragmentos de la obra musical ‘Cantata Popular Santa María de Iquique’. “¡Unámonos como hermanos, que nadie nos vencerá!” resonaba como un verdadero trueno que cruza la historia del movimiento obrero interpelándonos a todos en la actualidad.

    La romería finalizó en la explanada de la Escuela Santa María con la recreación de la tragedia. Hombres, mujeres y niños acribillados por fusiles y ametralladoras del ejército y la marina fueron testimonio de la masacre que allí ocurrió.

    Finalizada la romería y representación teatral se dió continuidad al acto cultural en la explanada de la Escuela Santa María. Poesía y homenajes en memoria de los hombres, mujeres y niños allí asesinados dieron un sentido comienzo a este evento que, cargado de emociones, siguió con la presentación del cantautor Nolan Villafaña, quien participara en el Festival Nelson en la Memoria organizado por la CTC este año en El Salvador. Luego tuvo como protagonistas al Conjunto Imaginación con su Cantata por los Derechos Humanos “No Exista Olvido”. Dicha cantata, que es su más reciente producción musical, pronto a ser lanzada en formato CD, hace un recorrido por distintos acontecimientos en donde la violación a los Derechos Humanos ha sido una constante en nuestro país. La profundidad transmitida en esta obra tuvo una notable recepción entre la multitud, que aplaudió y agradeció el esfuerzo de las nuevas generaciones de artistas por mantener viva la memoria del pueblo.

    El siguiente día, sábado 22 de diciembre, se desarrolló un conversatorio en La Casa del Pueblo en la comuna de Pica. Allí nos encontramos con vecinos y el concejal de la comuna, Rodrigo Vargas, compartiendo y conociendo vivencias que se dan prácticamente en todas partes. La situación de cesantía que viven algunos adultos mayores, que ya por si misma es una situación injusta, porque a esa edad las personas deberían encontrarse descansando de su vida laboral, es un asunto apremiante toda vez que ni las pensiones (si es que las hay) alcanzan para vivir como es debido. Lo anterior, en algunos casos y si no encuentran alguna ocupación que sea remunerada, los obligaría a migrar a otros lugares donde tienen familia para -con el apoyo de ella- sustentar su vida. Esta verdadera injusticia se suma a la negación, por la vía de los hechos, del legítimo derecho a decidir donde vivir. Tener que verse obligados a abandonar el lugar que los vio nacer, desarrollarse y que además es donde quieren permanecer es una triste realidad que debe ser atendida.

    Pese a todo; el sentimiento encontrado, como reflexión final en referencia a lo que allí se vive y practica, dice relación con que los sentimientos de solidaridad y felicidad no son, ni deben ser, sólo de la puerta hacia adentro. La vida misma no es solo dentro de la casa sino también afuera. La comunidad con quienes nos encontramos y conocimos, a pesar de las dificultades, son reflejo de ello.

    Después en la tarde se realizó otro Conversatorio con vecinos de La Tirana, que expusieron -entre otras cosas- algo que se da en varias localidades de nuestro país. Preocupante es, por ejemplo, lo que están viviendo con el agua. Señalaron que solo hace algunos años el agua la encontraban a 12 metros bajo tierra y que hoy la encuentran a más 20 o 30 metros de profundidad. A La Tirana la están secando, denunciaron. Hicieron además un llamado a “defender lo nuestro”. El sistema, con la centralización, se lleva a los jóvenes de las localidades, los educa pero muchos no se devuelven. No hay una retribución o devolución de las capacidades para potenciar sus lugares de origen, de donde son las personas. Dado lo anterior es que se hace evidente que el sistema, a través de algunas empresas y políticos que son sus representantes, se protege a si mismo para continuar reproduciendo este círculo de injusticias. Es por ello que los trabajadores, entonces, también tenemos que defendernos y protegernos entre nosotros, señalaron.

    Para finalizar la última jornada de eventos y conversatorios, en el marco de la conmemoración de los 111 años de la matanza en la Escuela Santa María de Iquique, el Conjunto Imaginación presentó -en la plaza de La Tirana- su Cantata por los Derechos Humanos “No Exista Olvido”. Un evento y presentación que tuvo como telón de fondo la misma iglesia de La Tirana donde personas de todas las edades fueron espectadoras de esta valiosa obra musical, que busca no solo mantener viva la memoria histórica sino también despertar y remecer conciencias. Así lo expresaron y reconocieron los asistentes.

    Para la Confederación de Trabajadores del Cobre, el haber sido parte de la organización de esta conmemoración, a 111 años de la matanza en la Escuela Santa María de Iquique, es un hito importante para nuestra propia historia. Como señalamos al principio; somos una organización que recoge y reivindica las luchas obreras a lo largo de la historia de nuestro país, las hacemos nuestras y llevamos en alto el convencimiento de que otra realidad y futuro son posibles. Un futuro de justicia social, un futuro de reconocimiento pleno al aporte de la clase trabajadora en la construcción del mundo, donde no exista nunca más atropellos ni vejámenes y menos persecución ni asesinatos contra quienes lo han hecho todo y que, sin embargo, en cambio, han recibido poco y nada.

    ¡Arriba los que luchan y no se rinden jamás!