• Sindicato Interempresa de Conductores inicia su huelga indefinida paralizando su faena en Chuquicamata y Ministro Hales

    Desde las 06:00 horas de este lunes 7 de agosto, trabajadores pertenecientes al Sindicato Interempresa de Conductores Profesionales Provincia del Loa, que laboran en Chuquicamata y Ministro Hales, ambas divisiones de la mandante estatal Codelco Chile,  se encuentran en huelga exigiendo condiciones dignas para trabajar.

    Los trabajadores de Agretrans y Agreducam, que pertenecen al sindicato interempresa, señalaron que hace tres meses entregaron el petitorio y nunca han tenido respuesta por parte de la empresa.

    Vladimir Rojas, presidente del Sindicato Interempresa de Conductores Profesionales Provincia del Loa, señaló que “Esta huelga va directamente en contra de la División Ministro Hales, debido a la porfía que mantiene a las exigencias de los trabajadores.  Lamentablemente tuvimos que, de igual manera, paralizar en Chuquicamata para que nos presten atención. Esta es una huelga de carácter indefinida que partió hoy a las 06:00 horas, no nos tomamos las carreteras, nos encontramos a un costado del camino, pero sí no se está sacando la carga”.

    “Hace tres meses que no hemos tenido respuesta por parte de la mandante, nosotros sólo exigimos trabajar en condiciones dignas y que los trabajadores no vuelvan a esperar 19 horas o más en sus tiempos de cargas,  sin alimentación, sin descansos como corresponde y sin las medidas básicas. Además, estamos requiriendo trabajar con tarifas pactadas y no por porcentaje, esto se debe básicamente porque no sale conveniente hoy trabajar de esa forma”.

    En tanto, Juan Galindo, Director Nacional de la Confederación de Trabajadores del Cobre (CTC), dijo que “los trabajadores del Sindicato Interempresa de Conductores cuentan con todo el apoyo de la CTC y la Federación de Sindicatos de Trabajadores de la Minería  y Organizaciones afines de la Segunda Región (Fesitram) para enfrentar este proceso. Haremos todo lo necesario para conseguir y conquistar los derechos que el empresariado insiste en negarles”.